Como limpiar un tensiómetro

Hay quienes tienen dudas sobre si los tensiómetros digitales se pueden lavar o no.

Tienen miedo de, al ser un dispositivo eléctrico, dañar alguna pieza y que deje de funcionar.

Sin embargo, si quieres limpiar tu tensiómetro puedes hacerlo sin miedo.

Todos los modelos tienen un diseño robusto y fuerte que resistirá incluso a caídas desde una mesa.

¿Cómo proceder?

Coge un paño limpio y seco. Es recomendable que este sea de un material suave, apto para superficies lisas.

Pásalo por la carcasa del monitor.

Si la mancha persiste, puedes emplear un poco de agua con jabón.

No emplees productos abrasivos ni sumerjas el tensiómetro total o parcialmente en agua.

El manguito puedes lavarlo empleando un paño humedecido con agua y jabón.

 

¿Cómo funciona un tensiómetro?

La presión arterial depende de la cantidad de sangre que bombea el corazón y de la resistencia que ejercen las arterias al flujo sanguíneo.

La presión sanguínea se mide con un tensiómetro que expresa dicha presión en milímetros de mercurio (mmHg).

El tensiómetro mide dos valores:

  • La presión sistólica: Presión cuando el corazón bombea sangre.
  • La presión diastólica: Presión cuando el corazón está en reposo.

En este artículo explicamos más en profundidad la diferencia entre ambas.

En primer lugar sitúas tu tensiómetro en el brazo y este comienza a añadir presión con aire.

Cuando dicha presión supera la presión sanguínea, aplasta la arteria braquial y corta temporalmente (unos segundos) el flujo de sangre al antebrazo.

Una vez llegado a este punto el tensiómetro comienza a solar aire de la bolsa gradualmente.

Cuando se produce el primer sonido en el brazalete la sangre vuelve a circular por la arteria.

Esto quiere decir que la presión que ejerce la sangre es la misma que la que ejerce el tensiómetro y por lo tanto vuelve a haber flujo sanguíneo.

Este punto indica la presión máxima o presión sistólica.

funcionamiento tensiometro

En este otro artículo encontrarás un vídeo explicativo acerca del manejo y cómo utilizar correctamente un tensiómetro.

Con los antiguos tensiómetros analógicos los médicos necesitaban utilizar un estetoscopio para poder detectar ese sonido.

Con los digitales actuales el estetoscopio no es necesario, ya que lo detecta automáticamente.

A continuación continúa dejando escapar más aire de la bolsa, disminuyendo la presión.

Cuando la sangre de baja presión consigue pasar a través de la arteria el sonido cesa.

En este punto nos indica la presión diastólica.

Los valores normales de la tensión varían según la edad. Pero como referencia puedes tomar los siguientes:

  • Presión sistólica: 120 mmHg
  • Presión diastólica: 80 mmHg

Diferencias entre presión sistólica y diastólica

Se conoce con el nombre de hipertensión cuando una persona tiene la tensión arterial sistólica por encima de 140 y tensión arterial diastólica por encima de 90.

Conocemos por tensión arterial sistólica a la presión que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias cuando el corazón se contrae.

La tensión arterial diastólica es la presiónque ejerce la sangre contra las paredes de las arterias cuando el corazón se relaja para llenarse de sangre de nuevo.

Tanto la presión sistólica y como la diastólica varía según la edad.

En este artículo indicamos los valores normales según la edad.

 

La tensión arterial sistólica suele aumentar a partir de los 50 años.

Mientras que la tensión arterial diastólica tiende a disminuir a partir de dicha edad.

¿Cuál es peor tener alta?

Los últimos estudios realizados han concluido que es peor tener elevada la tensión arterial sistólica.

Se considera a este parámetro un mejor medidor del riesgo cardiovascular.

Para conocer los valores de ambas mediciones regularmente se vuelve indispensable contar con un buen tensiómetro en tu casa.

No dejes de medir tu tensión al menos 1 vez por semana para controlar las posibles variaciones.

Si sigues de cerca tus resultados, podrás prevenir posibles enfermedades secundarias a tiempo.

 

Riesgos de una tensión arterial alta

Se produce una tensión arterial alta, también conocida como hipertensión, cuando la fuerza que ejerce la sangre contra las arterial es superior a lo normal.

Los valores promedio de la tensión están entre los 90/60 y 120/80 mm Hg.

Los principales síntomas de la hipertensión son mareos, dolores de cabeza o dificultad en la visión.

¿Cuáles son los peligros de una tensión alta?

La hipertensión es un factor de riesgo ya que supone un aumento de la resistencia para el corazón.

Esto provoca un aumento de la musculatura del corazón para compensar ese sobreesfuerzo, lo cual es perjudicial.

Una elevada presión arterial puede provocar la rotura de una arteria, causando una hemorragia cerebral.

Esta hipertensión vuelve más rígidas las arterias que suministran sangre a los riñones.

Además ocurre la situación inversa. Un riñón dañado puede provocar un aumento de la tensión arterial.

Puede provocar graves molestias y dolores al caminar si afecta principalmente a las arterias de las piernas.

En varones adultos una elevada presión puede ser causa de impotencia sexual.

Te recomendamos la lectura del siguiente artículo donde te recomendamos 7 consejos para bajar la tensión arterial.

Recuerda que es muy importante controlar los valores con un buen tensiómetro para asegurarte de un buen estado de salud.

Cómo bajar la tensión arterial

Si has sufrido hipertensión (subida de la tensión arterial) en este artículo te damos las claves para bajarla y conseguir unos valores normales.

Estos consejos para bajar la tensión arterial son completamente naturales. Antes de comenzar a tomar un medicamento, consulta con tu médico de cabecera.

Dieta DASH

La dieta DASH es una dieta reducida en sodio y alta en otro tipo de nutrientes que ayudan a reducir la tensión arterial.

Siguiendo este plan, debes consumir menos de 2.000 mg de sal al día.

En este artículo te indicamos cómo seguir una dieta DASH

Copos de Avena

La avena es otro de los productos naturales estrella para luchar contra la hipertensión.

En su composición encontramos una gran cantidad de fibra soluble, la cual ayuda a reducir los niveles del colesterol malo.

El colesterol malo interviene en la presión arterial aumentándola.

Te recomendamos tomar un tazón de avena con el desayuno (entre 20 y 40grs.)

Chocolate Negro

Los últimos estudios realizados indican que consumir chocolate negro de cierta pureza (de 70% en adelante) aporta grandes beneficios para reducir la tensión arterial alta.

Este producto contiene flavonoides (pigmentos naturales que presentan algunos vegetales), que ayudan a mantener el corazón en buen estado de salud.

No es recomendable tomar media tableta. Con un par de cuadraditos en cada comida es suficiente.

 

Ajo

Uno de los muchos beneficios del ajo es que interviene en la dilatación de las arterias, previniendo que se formen trombos.

Consumiendo un diente de ajo diario conseguirás que tus arterias sean más “elásticas” y reducirás tu tensión arterial.

Perejil y Limón

Tanto el perejil como el limón son diuréticos naturales que te ayudarán a acabar con la retención de líquidos.

Una de las causas de la hipertensión es una alta retención de líquidos.

Tomar un baso de licuado de perejil y limón en ayudas te ayudará a bajar la tensión.

También puedes exprimir el limón y tomarlo con un baso de agua a temperatura media.

Toma menos sal

Como bien sabes la sal favorece la retención de líquidos en el organismo, lo que hace que aumente tu presión arterial.

Es recomendable tomar menos de 5 gramos de sal al día.

Si quieres disminuir tu tensión consume alimentos bajos en sodio y añade menos sal en cada comida.

 

Masajes

No hay nada mejor que un buen masaje para reactivar la circulación sanguínea.

Puedes probar a darte un masaje por la zona del pecho ayudándote de productos como el aceite de lavanda para incrementar los beneficios.

Para disminuir tu presión te recomendamos que lleves una dieta variada y una vida saludable.

Practica ejercicio al menos 3 días por semana.

No olvides realizar un seguimiento con un tensiómetro digital para comprobar tu estado de salud y que todo marcha correctamente.

Dieta DASH

La dieta DASH le ayudará a bajar la tensión arterial alta, así como a reducir el colesterol y otro tipo de grasas en la sangre.

Siguiendo esta dieta reducirás el riesgo de padecer un ataque cardíaco y accidentes cerebrovasculares. También le ayudará a perder peso.

La dieta DASH es baja en sodio (la sal aumenta la tensión) y muy rica en nutrientes.

¿Qué significa DASH?

La dieta DASH se denomina así por sus siglas en inglés: Dietary Approaches to Stop Hypertension.

Que traducido al español quiere decir: Enfoques dietéticos para reducir la hipertensión.

El éxito de esta dieta para tensión alta radica en su reducido consumo de sodio y la ingesta de varios alimentos que ayudan a bajar la tensión.

Pautas básicas para seguir esta dieta

La ingesta diaria de sodio se reducirá a menos de 2.000 mg.

Como bien sabes, el sodio (sal) aumenta la tensión arterial, por lo que reduciendo su consumo conseguiremos disminuirla.

Se llevará una dieta rica en nutrientes provenientes de diferentes alimentos que aportarán potasio, calcio y magnesio entre otros.

Para seguir la dieta DASH debes:

  • Comer más pescado y carnes magras
  • Reducir la sal y carnes rojas
  • Recudir al mínimo los dulces y bebidas azucaradas
  • Reducir el consumo de alcohol
  • Consumir más frutas y verduras
  • Tomar productos lácteos bajos en grasa
  • Incluir granos enteros, legumbres y semillas

Es muy recomendable practicar ejercicio a diario para reducir la tensión alta.

Al menos debes practicar 30 minutos diarios de ejercicio, tres días por semana.

Entre los ejercicios que puedes practicar destacan:

  • Pasear a un ritmo alto
  • Salir con la bici
  • Nadar a un ritmo medio

Al reducir la cantidad de sodio ingerida también conseguirás reducir la retención de líquidos y perder peso.

Si estás tomando medicamentos para la hipertensión no dejes de tomarlos mientras realizas esta dieta, pero consulta con tu médico de cabecera.

Menú de dieta DASH

El siguiente menú de dieta DASH es de 2.000 kcal diarias.

Debe comer alimentos de todos los grupos alimenticios, reduciendo los que sean altos en sal y aumentando los alimentos naturales.

Escoge alimentos ricos en fibra, potasio calcio y magensio.

Menú diario:

  • 5 piezas de fruta
  • 5 porciones de verdura
  • 2 porciones de lácteos bajos en grasa
  • 7 porciones de granos enteros y semillas
  • 1 o 2 porciones de pescados y carnes magras
  • 1 porción de semillas, legumbres o nueces
  • 2 porciones de aceite de oliva

Recude al máximo los dulces o bebidas azucaradas.

Las cantidades que aparecen en esta dieta son indicadas para una persona promedio.

Si es una persona muy activa deberá ingerir más. Si es una persona poco activa deberá ingerir menos. Consulte a su médico.

Si sigues esta dieta conseguirás reducir la hipertensión.

En este artículo te contamos más consejos para bajar la tensión.

 

Tensión arterial alta o hipertensión

La presión o tensión arterial alta se produce cuando la presión arterial (fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterial) es más alta de lo normal.

Los valores promedio se sitúan entre los 90/60 mm HG y 120/80 mm Hg.

La presión sistólica es la fuerza ejercida cuando el corazón late y bombea sangre hacia las arterias. En este punto la presión es más alta.

Hipertensión en vena

Si padeces hipertensión existen riesgos de sufrir derrames cerebrales, infartos e insuficiencia cardíaca.

Causas de la tensión alta

Son varios los factores que pueden aumentar la tensión, pero entre ellos destacan:

  • Cantidad de agua acumulada en el cuerpo
  • Tomar mucha sal en las comidas
  • Niveles hormonales descompensados

No es ningún secreto que la tensión aumenta conforme lo hace la edad.

Esto es debido a que los vasos sanguíneos se vuelven más rígidos conforme envejecemos y eleva la presión arterial.

Padecer hipertensión aumenta los riesgos de sufrir un ataque cardíaco, muerte prematura o un accidente cerebrovascular.

Entre las personas con un mayor riesgo de sufrir hipertensión encontramos:

  • Personas con obesidad
  • Afroamericanos (debido a su condición genética)
  • Personas que padecen estrés o ansiedad
  • Beber demasiado alcohol
  • Fumadores
  • Consumir mucha sal a diario
  • Padecer diabetes
  • Antecedentes familiares de tensión alta

La hipertensión esencial se produce cuando no se identifica la causa que produce esta tensión arterial alta.

La hipertensión secundaria está provocada por otras enfermedades o medicamentos.

Para acabar con la hipertensión puedes seguir la dieta DASH.

Síntomas

Generalmente no suelen detectarse los síntomas hasta que tomas tu tensión con un tensiómetro y compruebas que los valores son elevados.

Sin embargo, hay personas que pueden padecer los siguientes síntomas:

  • Nauseas y vómitos
  • Fuertes dolores de cabeza
  • Sangrado nasal
  • Dificultad en la visión
  • Confusión

¿Es necesario algún tratamiento?

Si sufres subidas de tensión de forma esporádica y tus síntomas no son extremos no es necesario que sigas ningún tratamiento.

Si por el contrario lo padeces con frecuencia, es necesario que visites a tu médico de cabecera para que te indique un tratamiento teniendo en cuenta tus síntomas y causas.

Para prevenir la hipertensión lo mejor es llevar unos hábitos de vida saludables.

Si sufres una subida de tensión sigue los siguientes consejos para bajar la tensión.

 

Riesgos de una tensión arterial baja

Se produce una tensión arterial baja, también llamada hipotensión, cuando la fuerza que la sangre ejerce contra las arterias es menor de lo habitual.

Unos valores normales de la tensión arterial se sitúan entre los 90/60 y 120/80 milímetros de mercurio.

Generalmente los síntomas que provoca la hipotensión son cansancio, mareos y nauseas.

¿Cuáles son los peligros de una tensión baja?

Aunque es cierto que en la mayoría de los casos las bajadas de tensión no esconden enfermedades mayores, esto puede ser así.

Cuando se produce una hipotensión los órganos principales no reciben suficiente oxígeno (que es transportado por la sangre).

Debido a esto, pueden provocarse daños en el cerebro, corazón y otros órganos de nuestro organismo.

Una caída de la tensión arterial brusca puede provocar un desmayo inmediato, con la consiguiente caída al suelo de la persona que lo sufre.

Estos casos son muy peligrosos, no por la bajada de tensión en sí, sino por los posibles daños que provoca la caída al suelo.

Al ser una caída no controlada pueden producirse lesiones y daños en la columna vertebral.

La mayoría de los casos no necesitan de un tratamiento ya que no generan ningún problema mayor.

En caso de producirse caídas de la tensión de forma continua, o perdurar los síntomas en el tiempo, acude a tu médico de cabecera.

Te recomendamos la lectura del siguiente artículo, donde explicamos 9 consejos para subir la tensión arterial.

Cómo subir la tensión arterial

Si has sufrido un episodio de hipotensión (bajada de la tensión arterial) en este artículo te damos las claves para aumentarla y conseguir unos valores normales.

Estos consejos para subir la tensión arterial son completamente naturales, antes de tomar cualquier medicamento consulta con tu médico de cabecera.

Toma algo dulce

Junto a la cafeína los postres o alimentos dulces son un gran aliado para aumentar la tensión.

Es especialmente recomendado después de comer, para evitar esa bajada de tensión que se produce.

café para subir la tensión arterial

Toma café

Toma bebidas con cafeína si necesitar subir la tensión de forma rápida. Lo ideal es un café cargado o refrescos que contienen cafeína.

Esta sustancia actúa sobre los receptores que regulan el control de la tensión arterial, mejorándola en poco tiempo.

Queremos recalcar que no es recomendable tomar mucha cafeína, ya que el cuerpo acaba acostumbrándose a ella y puede que no te haga efecto tras una bajada de la tensión.

Túmbate

Si con la bajada de tensión comienzas a tener mareos, recuéstate con las piernas elevadas.

Situar las piernas por encima del nivel del corazón facilitará que haya un mayor flujo de sangre.

Alimentos

La canela, la cúrcuma, la pimienta y el jengibre ayudan a elevar la presión arterial.

Prueba a incorporar estos alimentos a tu dieta y notarás una mejora en tu salud.

Además ayudan a mejorar el funcionamiento de los riñones.

Aumenta el consumo de sal

La sal retiene líquidos en nuestro cuerpo, y esto hará que la tensión arterial aumente.

Si no padeces alguna otra enfermedad que te lo impida, aumenta la toma de sal en las comidas.

Es especialmente tomarla con el desayuno en forma de snacks o  tortitas de cereales.

Bebe más agua

Cuando más agua bebas, mayor circulación de líquido habrá en tu cuerpo, lo que aumenta la presión arterial.

Recuerda que debes beber al menos 1.5 o 2 litros de agua diaria.

Un consumo insuficiente de agua puede provocar bajadas de la tensión arterial.

Si te cuesta beber el agua sola por su sabor insípido puedes probar a beberla en infusiones, caldos de verduras y con sobres que le dan sabor.

Reduce el consumo de alcohol

El alcohol es una sustancia que acelera la destrucción de los nervios encargados de controlar el funcionamiento de los vasos sanguíneos y aumenta la eliminación de líquidos.

Una eliminación de líquidos disminuirá la circulación de los mismos, reduciendo la presión arterial.

Come más a menudo

Las comidas copiosas concentran la sangre en el tracto digestivo, disminuyendo la tensión arterial.

Si realizas comidas de menor cantidad y más a menudo, facilitarás  la subida de la presión arterial.

Es conocido que la presión arterial disminuye después de comer. Si la comida es más ligera, la bajada será menor.

Hábitos saludables recomendados

Los siguientes son hábitos de vida recomendados para mejorar tu presión arterial.

  • Levantarse despacio
  • Practicar ejercicio regularmente
  • Llevar medias apretadas
  • Chorros de agua fría
  • Practica yoga

Si los síntomas de la tensión baja o los mareos persisten es recomendable acudir al médico. En determinados casos recetará algún tratamiento farmacológico para aumentar la tensión.

Una hipotensión no suele provocar enfermedades graves, por lo que, lo mejor para prevenirla es seguir unos hábitos de vida saludables.

Para activar la circulación sanguínea debes seguir unos hábitos alimenticios saludables y realizar ejercicio con cierta regularidad.

Los valores normales de tensión dependerán del individuo, por lo que recomendamos tomar periódicamente tu tensión para comprobar que todo marcha correctamente.

Cómo medir la tensión

Los tensiómetros digitales son muy simples de utilizar.

En el siguiente vídeo se explica la forma de proceder para conseguir una medición de la tensión efectiva.

  1. Coloca las letras del manguito hacia la persona que se lo pone.
  2. Siempre en el brazo izquierdo, ya que es el lado del corazón.
  3. El símbolo que significa arteria ha de ir situado por encima del pliegue del codo.
  4. Aprieta el brazalete y pega el velcro.
  5. Apoya el brazo relajado en la mesa.
  6. Presiona el botón de encendido.
  7. El tensiómetro comenzará a hinchar el manguito y a tomar las mediciones automáticamente.

La medición es muy rápida y cómoda.

La mayoría de los tensiómetros cuentan con un botón de memoria para almacenar todas las tensiones.

Es recomendable no realizar ningún esfuerzo físico media hora antes de tomar la tensión, tampoco haber realizar una comida copiosa o beber alcohol.

Los 5 minutos antes de realizar la medición debes estar en reposo, sentado y con el brazo relajado.

Es recomendable no hablar mientras el tensiómetro realiza las mediciones para no desvirtuarlas.

Para saber si tus mediciones son correctas visita el siguiente artículo: Valores normales de la tensión por edades

En caso de padecer hipertensión no conviene tomar productos con cafeína, no tomar sal, procurar perder peso, caminar y no beber alcohol ni fumar.

Esperamos que con estas pautas sobre cómo usar un tensiómetro digital puedas mejorar tu salud de aquí en adelante.