Riesgos de una tensión arterial baja

Se produce una tensión arterial baja, también llamada hipotensión, cuando la fuerza que la sangre ejerce contra las arterias es menor de lo habitual.

Unos valores normales de la tensión arterial se sitúan entre los 90/60 y 120/80 milímetros de mercurio.

Generalmente los síntomas que provoca la hipotensión son cansancio, mareos y nauseas.

¿Cuáles son los peligros de una tensión baja?

Aunque es cierto que en la mayoría de los casos las bajadas de tensión no esconden enfermedades mayores, esto puede ser así.

Cuando se produce una hipotensión los órganos principales no reciben suficiente oxígeno (que es transportado por la sangre).

Debido a esto, pueden provocarse daños en el cerebro, corazón y otros órganos de nuestro organismo.

Una caída de la tensión arterial brusca puede provocar un desmayo inmediato, con la consiguiente caída al suelo de la persona que lo sufre.

Estos casos son muy peligrosos, no por la bajada de tensión en sí, sino por los posibles daños que provoca la caída al suelo.

Al ser una caída no controlada pueden producirse lesiones y daños en la columna vertebral.

La mayoría de los casos no necesitan de un tratamiento ya que no generan ningún problema mayor.

En caso de producirse caídas de la tensión de forma continua, o perdurar los síntomas en el tiempo, acude a tu médico de cabecera.

Te recomendamos la lectura del siguiente artículo, donde explicamos 9 consejos para subir la tensión arterial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *