Tensión arterial alta o hipertensión

La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias.

Cuando esta presión es más alta de lo normal hablamos de tensión arterial alta o hipertensión.

Los valores promedio se sitúan entre los 90/60 mm HG y 120/80 mm Hg.

La presión sistólica es la fuerza ejercida cuando el corazón late y bombea sangre hacia las arterias. En este punto la presión es más alta.

Si padeces hipertensión existen riesgos de sufrir derrames cerebrales, infartos e insuficiencia cardíaca.

Hipertensión en vena

En esta imagen se aprecia la diferencia del flujo de sangre en vena en un caso normal, en un caso de prehipertensión y en un caso de hipertensión.

  • Normal – 120/80 mm Hg
  • Prehipertensión – Entre 120/80 y 140/90 mm Hg
  • Hipertensión – Más de 140/90 mm Hg

Causas de la tensión alta

Son varios los factores que pueden aumentar la tensión, pero entre ellos destacan:

  • Cantidad de agua acumulada en el cuerpo
  • Tomar mucha sal en las comidas
  • Niveles hormonales descompensados

No es ningún secreto que la tensión aumenta conforme lo hace la edad.

Esto es debido a que los vasos sanguíneos se vuelven más rígidos conforme envejecemos y eleva la presión arterial.

Padecer hipertensión aumenta los riesgos de sufrir un ataque cardíaco, muerte prematura o un accidente cerebrovascular.

Entre las personas con un mayor riesgo de sufrir hipertensión encontramos:

  • Personas con obesidad
  • Afroamericanos (debido a su condición genética)
  • Personas que padecen estrés o ansiedad
  • Beber demasiado alcohol
  • Fumadores
  • Consumir mucha sal a diario
  • Padecer diabetes
  • Antecedentes familiares de tensión alta

La hipertensión esencial se produce cuando no se identifica la causa que produce esta tensión arterial alta.

La hipertensión secundaria está provocada por otras enfermedades o medicamentos.

Para acabar con la hipertensión puedes seguir la dieta DASH.

Síntomas

Generalmente no suelen detectarse los síntomas hasta que tomas tu tensión con un tensiómetro y compruebas que los valores son elevados.

Sin embargo, hay personas que pueden padecer los siguientes síntomas:

  • Nauseas y vómitos
  • Fuertes dolores de cabeza
  • Sangrado nasal
  • Dificultad en la visión
  • Confusión

¿Cuáles son los peligros de una tensión alta?

La hipertensión es un factor de riesgo ya que supone un aumento de la resistencia para el corazón.

Esto provoca un aumento de la musculatura del corazón para compensar ese sobreesfuerzo, lo cual es perjudicial.

Una elevada presión arterial puede provocar la rotura de una arteria, causando una hemorragia cerebral.

Esta hipertensión vuelve más rígidas las arterias que suministran sangre a los riñones.

Además ocurre la situación inversa. Un riñón dañado puede provocar un aumento de la tensión arterial.

Puede provocar graves molestias y dolores al caminar si afecta principalmente a las arterias de las piernas.

En varones adultos una elevada presión puede ser causa de impotencia sexual.

Te recomendamos la lectura del siguiente artículo donde te recomendamos 7 consejos para bajar la tensión arterial.

¿Es necesario algún tratamiento?

Si sufres subidas de tensión de forma esporádica y tus síntomas no son extremos no es necesario que sigas ningún tratamiento.

Si por el contrario lo padeces con frecuencia, es necesario que visites a tu médico de cabecera para que te indique un tratamiento teniendo en cuenta tus síntomas y causas.

Para prevenir la hipertensión lo mejor es llevar unos hábitos de vida saludables.

¿Qué es la hipertensión arterial esencial o primaria?

La hipertensión arterial es un aumento de la presión arterial (fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias) por encima de los 120 / 80 mm Hg.

En el caso de la hipertensión esencial o primaria (también conocida como idiopática) no se conocen las causas que provocan ese aumento de la tensión arterial.

Es la que padecen con más frecuencia  las personas que tienen la presión alta.

Existe también la hipertensión secundaria, derivada de otras enfermedades renales, cardiovasculares u hormonales.

 

Síntomas de la Hipertensión Esencial

La hipertensión primaria o esencial se conoce como la enfermedad silenciosa, ya que no se dan unos síntomas claros cuando se padece.

Por norma general se detecta en revisiones médicas rutinarias, no porque el paciente haya notado al raro y haya decidido hacer un chequeo específico.

Las personas que sufren hipertensión pueden experimentar los siguientes síntomas:

  • Fuertes dolores de cabeza
  • Dificultades en la visión
  • Nauseas y mareos

Estos síntomas se ven potenciados si se produce un fuerte aumento de la presión arterial de forma repentina.

síntomas hipertensión

Para prevenir estas situaciones lo más recomendable es llevar un control de tu presión arterial. Para ello debes realizar mediciones semanales con un tensiómetro; siempre a la misma hora del día.

Hay quienes acuden al médico o a la farmacia para tomar su tensión y una vez allí entran en un estado de nervios, ansiedad y estrés, lo que provoca que los valores de la presión se eleven, aún cuando no padecen hipertensión.

Causas de la Hipertensión Esencial

Entre los factores de riesgo que pueden aumentar tu tensión arterial podemos destacar:

  • Sobrepeso: El exceso de grasa corporal supone un peor funcionamiento de los órganos de nuestro cuerpo.
  • Consumo excesivo de sal.
  • Tomar poca agua. Se recomiendan beber al menos 1,5 litros diarios.
  • Comer demasiados productos con grasa de origen animal.
  • Consumo de alcohol. Tomar bebidas alcohólicas provoca que el corazón aumente su ritmo de funcionamiento y tenga que bombear una mayor cantidad de sangre, provocando una subida de la presión arterial.

Además existen otra serie de causas sobre las que no existe control, y pueden favorecer un aumento de la presión.

Estas son:

  • El sexo. Siendo más común la hipertensión en hombres
  • Edad. Más común en personas mayores.
  • Raza. Mayor riesgo en personas de raza negra.
  • Genética. Si en la familia tiene antecedentes de casos de hipertensión existen más probabilidades de sufrirla.

Consejos alimenticios para la Hipertensión

La pieza fundamental para la hipertensión es la sal.

Se debe eliminar o reducir al máximo el consumo de sal en la dieta. No solo la sal que se puede añadir a los alimentos, sino la que ya incluyen productos como:

  • Encurtidos
  • Alimentos precocinados
  • Sopas de sobre
  • Pastilla de calgo

Se eliminarán los lácteos enteros como la leche, sustituyéndolos por productos semidesnatados.

Se debe tomar una ración de fruta fresca con cada comida. Su aporte de nutrientes, vitaminas y antioxidantes favorecen el mantenimiento de las paredes de las arterias.

Evitar salsas para acompañar las comidas.

Aumentar el consumo de agua y tomar menos café o té.

Puedes seguir leyendo este otro artículo para más información sobre alimentos para bajar la tensión.

[Total:0    Promedio:0/5]

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *