Tensión arterial alta o hipertensión

La presión o tensión arterial alta se produce cuando la presión arterial (fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterial) es más alta de lo normal.

Los valores promedio se sitúan entre los 90/60 mm HG y 120/80 mm Hg.

La presión sistólica es la fuerza ejercida cuando el corazón late y bombea sangre hacia las arterias. En este punto la presión es más alta.

Hipertensión en vena

Si padeces hipertensión existen riesgos de sufrir derrames cerebrales, infartos e insuficiencia cardíaca.

Causas de la tensión alta

Son varios los factores que pueden aumentar la tensión, pero entre ellos destacan:

  • Cantidad de agua acumulada en el cuerpo
  • Tomar mucha sal en las comidas
  • Niveles hormonales descompensados

No es ningún secreto que la tensión aumenta conforme lo hace la edad.

Esto es debido a que los vasos sanguíneos se vuelven más rígidos conforme envejecemos y eleva la presión arterial.

Padecer hipertensión aumenta los riesgos de sufrir un ataque cardíaco, muerte prematura o un accidente cerebrovascular.

Entre las personas con un mayor riesgo de sufrir hipertensión encontramos:

  • Personas con obesidad
  • Afroamericanos (debido a su condición genética)
  • Personas que padecen estrés o ansiedad
  • Beber demasiado alcohol
  • Fumadores
  • Consumir mucha sal a diario
  • Padecer diabetes
  • Antecedentes familiares de tensión alta

La hipertensión esencial se produce cuando no se identifica la causa que produce esta tensión arterial alta.

La hipertensión secundaria está provocada por otras enfermedades o medicamentos.

Para acabar con la hipertensión puedes seguir la dieta DASH.

Síntomas

Generalmente no suelen detectarse los síntomas hasta que tomas tu tensión con un tensiómetro y compruebas que los valores son elevados.

Sin embargo, hay personas que pueden padecer los siguientes síntomas:

  • Nauseas y vómitos
  • Fuertes dolores de cabeza
  • Sangrado nasal
  • Dificultad en la visión
  • Confusión

¿Es necesario algún tratamiento?

Si sufres subidas de tensión de forma esporádica y tus síntomas no son extremos no es necesario que sigas ningún tratamiento.

Si por el contrario lo padeces con frecuencia, es necesario que visites a tu médico de cabecera para que te indique un tratamiento teniendo en cuenta tus síntomas y causas.

Para prevenir la hipertensión lo mejor es llevar unos hábitos de vida saludables.

Si sufres una subida de tensión sigue los siguientes consejos para bajar la tensión.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *